Entonces, llora todo lo que quieras. No le diré a nadie.

Traducción al español

« La verdad es que ya sabes cómo es. Ya sabes la diferencia entre el tamaño y la velocidad de todo lo que destella a través de ti y la pequeña parte inadecuadas de todo lo que puedes dejarle saber a alguien. Como si dentro de ti estuviera esta enorme habitación llena de lo que parece ser todo en el universo en un momento u otro y, sin embargo, las únicas partes que salen tienen que exprimirse de alguna manera a través de uno de esos diminutos orificios que puedes ver debajo de la perilla en las puertas más viejas. Como si todos estuviéramos tratando de vernos a través de estos diminutos orificios. Pero tiene una perilla, la puerta se puede abrir. Pero no en la forma en que piensas ... La verdad es que ya has escuchado esto. Que así es como es. Eso es lo que hace espacio para los universos dentro de ti, todos los fractales infinitos de conexiones y sinfonías de voces diferentes, los infinitos que nunca puedes mostrar a otra alma. ¿Y crees que hace un fraude de ti, la pequeña fracción que alguien más ve? Por supuesto que eres un fraude, por supuesto, lo que la gente ve nunca eres tú. Y, por supuesto, tú lo sabes y, por supuesto, tratas de administrar qué parte ven si saben que es sólo una parte. Se llama libre albedrío, Sherlock. Pero al mismo tiempo, es por eso que se siente tan bien derrumbarse y llorar frente a los demás, o reírse, o hablar en lenguas, o cantar en bengalí. Ya no es inglés, ya no sé está exprimiendo para pasar a través de ningún agujero. Así que llora todo lo que quieras, no se lo diré a nadie. » David Foster Wallace, Oblivion Versión original en inglés 

« The truth is you already know what it's like. You already know the difference between the size and speed of everything that flashes through you and the tiny inadequate bit of it all you can ever let anyone know. As though inside you is this enormous room full of what seems like everything in the whole universe at one time or another and yet the only parts that get out have to somehow squeeze out through one of those tiny keyholes you see under the knob in older doors. As if we are all trying to see each other through these tiny keyholes. But it does have a knob, the door can open. But not in the way you think...The truth is you've already heard this. That this is what it's like. That it's what makes room for the universes inside you, all the endless inbent fractals of connection and symphonies of different voices, the infinities you can never show another soul. And you think it makes you a fraud, the tiny fraction anyone else ever sees? Of course you're a fraud, of course what people see is never you. And of course you know this, and of course you try to manage what part they see if you know it's only a part. Who wouldn't? It's called free will, Sherlock. But at the same time it's why it feels so good to break down and cry in front of others, or to laugh, or speak in tongues, or chant in Bengali--it's not English anymore, it's not getting squeezed through any hole. So cry all you want, I won't tell anybody. » David Foster Wallace, Oblivion